Sanmao, la novia del desierto