The End

Cine y música de la Mediateca

Robos de obras de arte en el cine

Sean Connery y Catherine Zeta Jones

Sean Connery y Catherine Zeta Jones

Las películas de robos de obras de arte han sido una constante a lo largo de la historia del cine. Hemos destacado algunos títulos en los que la intriga es la nota predominante. En 1964 se rodó Topkapi, dirigida por Jules Dassin, entretenida comedia que cuenta el plan de una pareja para robar la famosa daga perteneciente a la colección del Palacio Topkapi en Estambul. La secuencia del robo es muy buena y ha influido en posteriores películas. Dos años más tarde otra comedia de William Wyler titulada Cómo robar un millón narra las peripecias de una falsa «Venus» de Benvenuto Cellini y el plan para robar el original, todo en clave de enredo. Con la participación de Charles Boyer, Peter O’Toole y Audrey Hepburn con su habitual encanto, inocencia y talento.

En 1999 se rodaron dos películas con protagonistas implicados en robos de pinturas de autores famosos. La trampa de Jon Amiel, interpretada por el siempre elegante Sean Connery y la guapísima Catherine Z. Jones. Él está relacionado con el robo de un cuadro de Rembrandt y ella interpreta a una agente de seguros que lo convence para el robo de una pieza de arte valiosa. La otra es El secreto de Thomas Crown, dirigida por John McTiernan. Una pintura de Monet en un museo de Nueva York es el objeto que planea robar el apuesto Thomas Crown, interpretado por otro ex-007, Pierce Brosnan.

Recientemente se han rodado otros títulos en los que el arte y los ladrones están presentes en la trama. La película noruega Headhunters (2011) del director Morten Tyldum narra la lujosa vida de un ladrón de obras de arte que trata de dar el golpe definitivo para retirarse de la profesión. La película española La banda Picasso (2012) de Fernando Colomo, basada en la historia del robo real de «La Gioconda» en el Museo del Louvre en 1911. Guillaume Apollinaire y Pablo Picasso fueron interrogados por la policía y puestos en libertad. Apollinaire había declarado que el museo había que quemarlo porque «encarcelaba el arte» y Picasso era sospechoso de comprar objetos de arte de dudosa procedencia. Por último,  la película británica dirigida por Danny Boyle, Trance (2013). Un cuadro de Goya es el objeto que planea robar un empleado de una casa de subastas con la colaboración de una banda criminal. Durante el atraco recibe un golpe en la cabeza y al despertarse no recuerda dónde colocó la pieza de arte. TheEnd

Compartir:

Anterior

Rodajes en Canarias

Siguiente

Más sobre los rodajes en Canarias

1 Comentario

  1. En ocasiones la historia de un cuadro desaparecido podría servir de guión para una pelicula como el Código Davinci. Este es el caso del cuadro ¡Se aguó la fiesta! de Enrique Mélida que desapareció en un incendio en 1946.. 70 años más tarde, proveniente de Méjico, se subastó en la Sala Durán de Madrid un cuadro del mismo autor, idéntico al desaparecido.
    http://torodemelida.blogspot.com.es/
    Toro de Mélida

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria



© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal