James Horner, uno de los compositores más reconocidos de su generación, con alguna de las partituras más memorables de la historia del cine reciente en su haber, ha fallecido el pasado 22 de junio a la edad de 61 años, en un accidente de avioneta en Santa Bárbara (California)

Compositor de la música de un centenar de películas, sus mejores trabajos están en las músicas de títulos como Aliens, Braveheart, En busca de Bobby Fisher, Apolo 13 o Avatar. Sin embargo probablemente será recordado por su mayor éxito: recibió en 1997 dos estatuillas de Hollywood por la música de Titanic, del director James Cameron (Óscar a la Mejor Banda Sonora Original y a la Mejor Canción por My Hearth Will Go On, interpretada por Celine Dion) y otros dos Globos de Oro. TheEnd.

Compartir: