No solemos recomendar cine de animación para los fines de semana, pero cuesta resistir la tentación tratándose de la factoría Pixar. Y más si es una joyita llamada WALL•E (DVD 7289).

La historia del pequeño robot ha enganchado al público desde su estreno. En un futuro muy lejano (dentro de apenas ocho siglos…), el protagonista del título se dedica a limpiar la basura de una Tierra contaminada y desprovista de vida natural. Hasta que conoce a Eva, una robot exploradora mucho más moderna. A partir de ese momento, Wall-E se embarca en una aventura tan inesperada como trepidante.

John Lasseter es el productor ejecutivo una vez más. La dirección corre a cargo de Andrew Stanton, el mismo de Bichos, Buscando a Nemo, John Carter y Buscando a Dory. Entre ambos y el resto del equipo Pixar, firman un trabajo marca de la casa: técnica animada de calidad y un guion ingenioso y divertido. De ahí la valoración favorable de la crítica especializada, que se refrendó triunfando en la categoría de mejor película de animación de los Globos de Oro, BAFTA y Oscar del 2009.

Una de las razones del éxito de WALL•E es que logra mantener el interés del espectador, a pesar de la práctica ausencia de diálogos (y de humanos) durante los primeros casi 40 minutos de metraje. Pero, sobre todo, radica en el personaje central: un robot que expresa sentimientos tan humanos como son la tristeza, el amor, la ternura, el miedo, la fragilidad, o el coraje que nos permite superar los contratiempos. Imposible no simpatizar y tomarle cariño al valiente basurero enlatado.

La edición en DVD de la Mediateca incluye dos cortos. Presto fue el previo a la película para su proyección en cines. Humor disparatado y físico, al estilo de las viejas comedias mudas americanas (slapstick). BURN•E, en cambio, toma una anécdota de la trama principal y la desarrolla en una historia con entidad propia durante 8 desternillantes minutos.

Compartir: