De vez en cuando nos gusta proponer cine documental para los fines de semana. Hoy, una producción de 2015 que acabamos de incorporar a la Mediateca.

El título apenas da una idea del tema. En 1972 Suecia puso en marcha un proyecto para crear una sociedad de individuos autónomos, en el convencimiento de que sólo las personas independientes alcanzan la felicidad. Cuarenta años después, es el país con la población más solitaria del mundo.

Partiendo de esta constatación, Erik Gandini pone en entredicho el tópico de una Escandinavia ejemplo de modernidad y de calidad de vida. Al contrario, muestra una sociedad de seres aislados y autosuficientes, que evitan el contacto humano, incluso en el momento de la procreación, o en el de la muerte.

Con sentido del humor y mirada crítica, el director examina los riesgos del llamado individualismo de estado, en el que los beneficios del estado de bienestar revierten en el individuo, no en la familia o el hogar. Una peligrosa manera de encarar la vida, según sus detractores (presta atención a la breve, pero lúcida, reflexión de Zygmunt Bauman, fallecido a comienzos de este año).

Gandini es autor de una interesante obra documental. Desde figuras y hechos controvertidos (Sacrificio. Quién traicionó al Che Guevara; Videocracia, sobre Silvio Berlusconi y los medios de comunicación en Italia) hasta una meditación acerca del consumismo en nuestro mundo globalizado (Surplus. Terrorismo de consumo). Sus planteamientos, al igual que en The Swedish Theory of Love, pueden ser discutidos, pero no te dejarán indiferente.

Compartir: