“Donde caben dos, caben tres” es un dicho popular que ha hecho fortuna en la publicidad y la televisión. Deber de ser por eso que David Lynch decidió sumarse a la moda y recuperar la serie que le había encumbrado en los primeros años 90: Twin Peaks (DVD 727-736). El pasado domingo, 21 de mayo, acaba de estrenar la tercera temporada en medio de una gran expectación y división de opiniones.

26 son muchos años. Suficientes para haber olvidado los detalles de la trama original; demasiados si entonces ni siquiera habías nacido. Sea cual sea tu caso, que no cunda el pánico. En la Mediateca dispones de las dos primeras temporadas. De modo que no tienes excusa para no hacerte también aquella pregunta que se convirtió en eslogan: “¿Quién mató a Laura Palmer?”.

La serie fue una creación de Lynch y Mark Frost. La produjo Aaron Spelling, un nombre sinónimo de éxito en la pequeña pantalla durante tres décadas (de los 70 a los 90). Y eso fue lo que alcanzó Twin Peaks en su primera temporada: un éxito tan rotundo que llevó a rodar una segunda con 22 episodios en lugar de los 8 anteriores (más el capítulo piloto). Aunque la historia era, en apariencia, de los más convencional: un agente del F.B.I. enviado a Twin Peaks (una ciudad ficticia en el Estado de Washington) para investigar el asesinato de una estudiante ejemplar. Claro que las apariencias engañan…

Lynch ya era un director reconocido por tres títulos clave de los 80 (El hombre elefante, Dune y Terciopelo azul), a los que añadiría Corazón salvaje en el mismo 1990. Pero con Twin Peaks logró algo que pocas veces se consigue: una obra de culto a la vez que fenómeno de masas. ¡Ojo! Hablamos de una época en que había que aguardar pacientemente al capítulo semanal que pasaban por la TV para luego comentarlo con familiares y amigos; nada de redes sociales, ni de echarse de corrido una temporada completa por Internet. De ahí el mérito, visto desde la perspectiva actual.

El impacto de la serie fue tan profundo que Lynch filmó inmeditamente una precuela (Twin Peaks: el fuego camina conmigo) y en 2014 estrenó Twin Peaks: las piezas desaparecidas, un remontaje de escenas eliminadas de la serie y de la película. Su huella se percibe incluso en la reciente Wayward Pines, producida por M. Night Shyamalan. Ahora regresa de la mano de su creador (quien, al contrario que en las temporadas anteriores, sí dirige todos y cada uno de los capítulos de la nueva); y con el mismo protagonista de entonces, el agente Cooper, interpretado una vez más por el actor Kyle MacLachlan.

Compartir: