La condena a cadena perpetua de Ratko Mladic, el carnicero de Srebrenica, devuelve a la actualidad la guerra de Bosnia (1992-1995). El cine ha abordado este sangriento episodio y sus consecuencias en varias ocasiones, incluyendo la película más solicitada en la Mediateca el pasado mes de octubre (La verdad oculta). Pero una propuesta destaca sobre todas las demás: En tierra de nadie (DVD 2822, 6013, 6014), de Danis Tanović.

Tanović era un joven estudiante de teatro cuando estalló el conflicto. Durante un tiempo se unió  a un equipo de filmación, y el material resultante fue utilizado en películas, documentales y noticieros. Con esta doble experiencia (la personal y la cinematográfica) afrontó su primer largometraje. Él mismo escribió el guion. Sitúa la acción en 1993 en su Bosnia natal, y presenta a dos soldados enemigos (un bosnio y un serbobosnio) atrapados en la «tierra de nadie» que da título a la cinta. Su inicial recelo mutuo dará paso a un forzado entendimiento, con la ayuda de un casco azul y para desesperación de sus superiores.

Nino (Rene Bitorajac) y Čiki (Branko Đurić), atrapados en la tierra de nadie

Con este planteamiento, No Man’s Land podría haberse desarrollado como un drama puro, pero su director quiso darle un tono satírico que resulta eficaz. No sólo enfatiza lo absurdo de aquella guerra, sino que critica el papel de las Naciones Unidas (incapaces de mediar en la confrontación) y de los medios de comunicación (interesados en dar espectáculo). Nadie sale bien parado de este esperpento retratado con ironía: ni militares, ni políticos, ni periodistas, ni siquiera la desafortunada pareja encarnada por Branko Đurić y Rene Bitorajac.

La apuesta convenció desde su estreno en el Festival de Cannes. En total ganó 42 premios, incluyendo el Oscar y el Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa. Y aunque Tanović sigue denunciando –dentro y fuera del cine– las injusticias políticas y sociales, nunca ha repetido tanto acierto ni reconocimiento.

Compartir: