El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Sabías que los marcianos han invadido la Tierra? Y no una vez, o dos, no. Dejando aparte bromas como la de Tim Burton y el experimento radiofónico de Orson Welles, ha habido otros cuatro intentos famosos. Y eso que es biológicamente imposible, porque cualquiera sabe que en el planeta rojo no hay vida inteligente. ¿O sí? En la propuesta de la Mediateca para este fin de semana, recordamos una historia que nos ha hecho disfrutar y estremecer en los últimos 120 años: La Guerra de los Mundos.

Dibujo de 1906 ilustrando el combate entre los marcianos y el acorazado ‘Thunderchild’

Todo empezó en… ¡1898! Herbert George Wells, uno de los precursores, con Julio Verne, del género de ciencia ficción, publicaba The War of the Worlds, narración en primera persona de una invasión marciana a la Tierra allá por 1900. Wells ya era autor de tres novelas que se convertirían en clásicos del género: La máquina del tiempo, La isla del Doctor Moreau y El hombre invisible. Pero, al igual que otros escritores de sciencie fiction, las apariencias engañan: bajo el disfraz de la fantasía, subyace una crítica a la sociedad, al imperialismo y al horror de la guerra. Mejor aún: lo consigue sin menoscabo de la acción ni del suspense, y haciendo gala de un pulso ágil, libre de florituras, casi periodístico. Sobre todo, marca las pautas que seguirán, con algunas diferencias, las adaptaciones del original: la intrigante llegada de los marcianos, sus máquinas de combate armadas con un desconocido rayo calórico, la descomposición de la civilización, la salvación in extremis de la Humanidad…

Las mantarrayas marcianas de 1953 se elevaban apenas unos metros sobre el suelo, pero eran aún más mortíferas que los trípodes de Wells

El honor de rodar la primera conversión al cine le corresponde al director Byron Haskin. Su película de 1953 se traslada de la Inglaterra victoriana a los Estados Unidos de la Guerra Fría. En lugar de caballos, cañones y acorazados del siglo XIX, hay tanques, aviones a reacción y bombas atómicas; en vez de trípodes, naves voladoras de diseño futurista a las que protege un escudo invisible. Además, esta vez se trata de una invasión a escala planetaria. Ya entonces la ciencia no apostaba por la existencia de una civilización marciana. Da igual. Nos encontramos ante un clásico del cine de serie B con todo el encanto (y las limitaciones) de la ciencia ficción de los años 50.

En septiembre de 1978 se publicaba un disco con una portada impactante: un trípode gigantesco con forma de insecto dispara un rayo de fuego contra un buque de guerra que lo embiste; en la parte superior, una leyenda advierte que se trata de la Jeff Wayne’s Musical Version of the War of the Worlds. La vieja historia de H. G. Wells, con las mismas coordenadas espacio-temporales y algunos cambios de guión para poder comprimirla en apenas hora y media de música. Richard Burton pone la voz del narrador, media docena de cantantes interpretan los temas y una banda de músicos de estudio los arropa a todos. Hoy parecerá una música difícil y pretenciosa, pero a finales de los 70 todavía coleaba el rock progresivo, ese género de grandiosos álbumes conceptuales. Si no es tu estilo, la mejor manera de escuchar esta adaptación musical es suponerla un audiolibro. Para ello, dispones en la Mediateca de la versión en castellano (ojo, dobla solo los diálogos) que se produjo en España aquel mismo 1978.

La cubierta desplegada de ‘La guerra de los mundos’ de Jeff Wayne

Para muchas personas, la película de Steven Spielberg es la única que cuenta, la de verdad, de La guerra de los mundos. Motivos hay de sobra. No es solo la última adaptación para el cine destacable; también lleva la firma de un director prestigioso y la protagonizan una estrella consagrada (Tom Cruise) y otra precoz (Dakota Fanning). En 2005 hubiera sido ridículo insistir en el origen marciano de los invasores, así que Spielberg actualiza la historia, pero respetando el espíritu de la novela y haciendo guiños al filme de 1953. El arranque es espectacular, buenos los efectos especiales y la banda sonora corre a cargo del maestro John Williams.

Más sobre La guerra de los mundos en la Biblioteca Universitaria:

Compartir: