En los tiempos agitados que vive nuestro país por las razones que todos sabemos, casi parece una temeridad sugerir una película como la de este fin de semana. Pero, al igual que ante otras situaciones de la vida, siempre es bueno tomarse las cosas con un poco de humor.

Pasaporte para Pimlico (DVD 5800 y 6546) no trata de nuestra época, ni pretendemos establecer una relación entre ambas. Sí que explora, a su manera, el espíritu y la unidad del pueblo británico en tiempos de crisis. Pero, por encima de todo, es una comedia muy recomendable.

El primer largometraje de Henry Cornelius se inspira en un incidente que tuvo lugar en 1943, cuando el gobierno de Canadá declaró temporalmente territorio holandés la propiedad de la exiliada princesa Juliana y el hospital donde dio a luz a su hija Margarita, en Otawa, para que naciese simbólicamente en tierra neerlandesa y no perdiese los derechos al trono de su país, entonces bajo ocupación alemana. Pues bien, unos años después, el guión de T. E. Clarke se las ingenia para preguntarse algo que suena absurdo: ¿qué pasaría si un barrio de Londres se declara independiente del resto del Reino Unido en virtud de un antiguo documento encontrado por azar? La respuesta, en 84 minutos de humor british de la vieja escuela.

Para apreciar en su justa medida esta curiosa película, es necesario atender a las circunstancias históricas. Gran Bretaña ha ganado la Segunda Guerra Mundial, sí, pero arrastra las penurias del racionamiento y otras molestas restricciones. La tentación de evitarlas sustrayéndose de la soberanía nacional, pondría a prueba el spirit que caracterizó a la sociedad durante aquel conflicto y que ahora se enfrenta a las miserias de la posguerra. Claro que Passport to Pimlico no lleva la propuesta hasta sus últimas consecuencias. De hecho, puede entenderse tanto una proyección escéptica de la vida y costumbres inglesas, como una mirada nostálgica a la resilencia y la unidad en tiempos de guerra. Dejamos a tu criterio otras lecturas posibles (¿una disparatada crítica al nacionalismo?).

El elenco de actores es prácticamente desconocido para el público español. La película tardó en estrenarse en nuestro país y, en cualquier caso, no se sustenta en las interpretaciones individuales, sino en una brillante estructura coral.

 

 

Compartir: