Que el lunes pasado fuera el Día Internacional del Jazz, nos brinda la oportunidad de volver a un tema que nunca falta en The End. Y es que el jazz acompaña al cine desde sus inicios sonoros, bien como argumento, bien como banda musical (o como ambas cosas a la vez). Hay bastante donde elegir. En esta ocasión, nos limitamos a seleccionar cinco de los títulos más reconocibles en la Mediateca.

El cantor de jazz (DVD 1882). Considerado por unanimidad el primer largometraje sonoro (1927), es una de esas películas que dejan huella por su papel en el desarrollo del cine. Todo un hito, a pesar de que hoy chirríe ver pintada de negro la cara de Al Jolson, uno de los vocalistas -blanco- más populares de su época.

New York, New York (DVD 4574). Liza Minnelli y Robert de Niro protagonizan este homenaje de Martin Scorsese al género musical (1977). Un saxofonista ambicioso y una cantante de bar que sueña con la fama, ponen a prueba su amor y su pasión por el jazz. Fue un fracaso comercial, pero la canción homónima se haría célebre en la voz de Frank Sinatra.

En los años 80 hubo varios estrenos a cargo de directores de renombre. Francis Ford Coppola rodó en 1984 Cotton Club (DVD 2275), ambientada en el mundo de los clubes de jazz y el hampa de los años veinte. Alto presupuesto y reparto conocido (Richard Gere, Bob Hoskins, Diane Lane) para una estupenda evocación de un local mítico y una edad de oro musical.

Cuatro años más tarde, Clint Eastwood estrenaba Bird (DVD 1669), el biopic del legendario Charlie Parker, al que interpreta un inspirado Forest Whitaker. Una sesión del mejor bebop. Un descenso al infierno de la adicciones. Y quizá la mejor película sobre el jazz.

Una de las constantes en el cine de Woody Allen es la presencia del jazz en sus bandas sonoras. Pero no fue hasta 1999 que se atrevió a hacerlo argumento central de una película. En Acordes y desacuerdos (DVD 1159, 1162), Sean Penn es un guitarrista de los años de la Gran Depresión, obsesionado con Django Reinhardt, el primer jazzman europeo que ejerció una influencia similar a sus homólogos estadounidenses y un revolucionario de la guitarra en este género.

Compartir: