JAR mimando al instrumento de su invención (© Nacho González)

Se cumplen 10 años del fallecimiento de José Antonio Ramos. El 4 de junio de 2008 nos dejaba prematuramente (38 años) el músico y timplista canario, a quien tanto debe la revalorización moderna de nuestro instrumento autóctono.

A estas alturas, muy poco se puede añadir a los elogios que merece la trayectoria de JAR. Fue discípulo del gran Totoyo Millares y un músico de horizontes amplios. Tomando como punto de referencia el folclore isleño, incorporó con maestría elementos del flamenco, el jazz e, incluso, la música celta. Como docente, son recordadas las conferencias, cursos y seminarios que impartió en diversas entidades culturales del Archipiélago, incluyendo la ULPGC.

Su trayectoria profesional arranca con Trío Timple. Luego vendría una carrera en solitario plagada de reconocimientos y colaboraciones (Kepa Junkera, Carlos Núñez, Pedro Guerra, Mestisay, Sabandeños, etc.). En esta segunda etapa estuvo acompañado del timple electroacústico, un invento surgido de la necesidad de adaptar el timple tradicional a los derroteros por los que se adentraban, cada vez más, las inquietudes musicales de Ramos.

En la Mediateca encontrarás algunas de sus discos más importantes: desde Los cuatro gigantes, su debut en solitario (1998), hasta Very JAR, su última grabación; pasando por Jeito (2001), la colaboración con Polo Ortí Para timple y piano (2003) y la antología 15 años de timple (2005). Y sin olvidar La noche de José Antonio, el homenaje que sus amigos y compañeros de viaje musical le rindieron el 2 de junio de 2009 en el Auditorio Alfredo Kraus.

Te dejamos con un ejemplo del buen hace de JAR y de su afán por aventurarse más allá de las fronteras tradicionales:

Compartir: