Estrenamos sección con una película reciente, de nacionalidad argentina, valorada positivamente por la crítica… y difícil. (¡El que avisa no es traidor!) No es cine histórico, aunque la acción discurre a finales del siglo XVIII; no se ubica en un marco geográfico concreto, aunque puede ser perfectamente Paraguay; no es un film de aventuras, aunque la hay en el tramo final. Es la crónica de una espera eterna. Es Zama (DVD 10903), la última película de Lucrecia Martel.

Antonio Di Benedetto fue un periodista y escritor argentino (1922-1986) cuya obra se ha revalorizado en lo que llevamos de siglo XXI. De sus cinco novelas, Zama, publicada originalmente en 1956, es la más renombrada. El título hace referencia al apellido del protagonista, Diego de Zama, un funcionario de la América colonial española que aguarda el ascenso a un puesto de más prestigio. Di Benedetto hace gala de un estilo sobrio, árido, aderezado con notas de fantasía, en esta narración de una expectativa interminable, que, en el fondo, es una reflexión sobre la soledad. En definitiva, una de esos relatos que, dependiendo de tus gustos (y de lo que te pida el cuerpo), clasificarás de «infumable» o de «obra maestra».

La ambientación histórica es un punto a favor de ‘Zama’

Lucrecia Martel, una cineasta relativamente desconocida en España, decidió trasladar la novela a la pantalla, minimizando el elemento histórico y enfatizando, en cambio, la subjetividad. Su guión habla del aburrimiento y el desengaño, de la confusión entre sueños y realidad, del sacrificio absurdo, de la burocracia tirana, de la decadencia del poder… También, indirectamente, de la huella política y social del pasado colonial en la América de nuestros días.

El rodaje en la selva fue problemático (el barro hasta la rodilla, el agua por la cintura, la misma directora enferma durnate un año) y costoso (4 millones de euros). El actor hispano-mexicano Daniel Giménez Cacho, en el papel del desdichado don Diego, y Lola Dueñas, en el rol de la vitalista doña Luciana, encabezan un reparto que habla varios idiomas (español, portugués y lenguas indígenas).

Zama fue aclamada por la crítica dentro y fuera de su país, e incluso participó, fuera de concurso, en la sección oficial del Festival de Venecia en 2017. La acogida del público quizá fuera más tibia, porque el tema y la narrativa no son precisamente las de un taquillazo. Sin embargo, es la oportunidad de disfrutar de una experiencia alejada del cine más comercial.

Más sobre Lucrecia Martel en la Mediateca:

  • La ciénaga (DVD 2085). Su primer largometraje (2001), después de años de formación y de dirigir varios cortos y episodios televisivos. Una historia dura y perturbadora de dos familias en el Noroeste argentino, premiada en Sundance, Berlín y La Habana.
  • La niña santa (DVD 4605). Segunda cinta (2004) y primera invitación a Cannes. Una extraña combinación de adolescencia y religión.
  • La mujer sin cabeza, o La mujer rubia, título con que también se exhibió (DVD 4502). Cierra la llamada «trilogía de Salta», por la provincia argentina donde discurren éste y los dos anteriores largometrajes. Un drama con misterio que se exhibió en Cannes, Lorcano y otros festivales internacionales en 2008.

Compartir: