No, no es el título de un corto de arte y ensayo subido a Youtube por un director «anti-mainstream». Tampoco el de una canción compuesta por un músico con alma de poeta. Ni siquiera (que sepamos) el de un relato autopublicado en alguna tienda on line.

Resulta que durante este mes asistiremos en Canarias a dos acontecimientos cinematográficos relacionados. Por un lado, el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife nos trae el mito del vampiro como plato fuerte de su 13ª edición. Por otro, Filmoteca Canaria abre la temporada 2019-2020 con un ciclo dedicado al mismo tema. Te lo explicamos enseguida.

«El reflejo del vampiro» es un titular curioso -y muy apropiado- para englobar las seis películas que la Filmoteca proyectará en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife entre mañana día 17 y el 24 de octubre. Como recuerda el folleto informativo, la figura del chupasangre no ha gozado del favor mayoritario de la crítica, sin embargo de su popularidad. Y es que el cine de terror del siglo XX no se entiende sin la presencia de este personaje enigmático, terrorífico y a menudo seductor. La selección de FC tiene el interés de reunir obras relativamente desconocidas, excepción hecha de Entrevista con el vampiro de Neil Jordan (1994). Dos son producciones del año 1979: el Drácula del inglés John Badham; y Nosferatu, vampiro de la noche, la reinvención por el alemán Werner Herzog del clásico mudo de su compatriota el expresionista W.F. Murnau (1922). El ansia de Tony Scott (1983) tiene como protagonista a una vampiresa y un triángulo interpretativo formado por Catherine Deneuve, David Bowie y Susan Sarandon. También una mujer es el eje narrativo en Addiction (Abel Ferrara, 1995), un film de culto en blanco y negro que equipara la dependencia de la sangre a una droga. Por último, una delicatesen para los cinéfilos (y para los ojos y oídos curiosos): la versión hispana del Drácula inglés de Tod Browning (1931), rodada simultáneamente y largo tiempo perdida, hasta que apareció una copia en Cuba en los años 70.

En cuanto a Fimucité 13 (20-29 de septiembre), se desdobla en dos grandes apartados. En Fimucinema, la sección oficial a concurso y propiamente cinematográfica, competirán media docena de documentales y largometrajes, más 25 cortos, de temática variada. Aunque la música ya estará presente ahí, con mayor razón, en los siete conciertos programados: desde el obligado homenaje a Ennio Morricone (habrá doblete en Las Palmas) hasta un recorrido por las melodías del cine deportivo. En medio, dos sesiones en los que el terror se apoderará del Auditorio Adán Martín: primero, un repaso a los mejores temas del género (y, de paso, un cariñoso recuerdo al gran Chicho Ibáñez Serrador); y, por fin, la proyección en pantalla gigante de Drácula, de Bram Stoker (1992), mientras la Orquesta Sinfónica de Tenerife, el Tenerife Film Choir y el Coro Polifónico de la Universidad de La Laguna interpretan en vivo su banda sonora. Una experiencia que promete, fruto de la colaboración internacional y de un meticuloso trabajo de re-escritura de la partitura original y de sincronización con la película de Francis Ford Coppola. ¿Te animas?

Compartir: