The End

Cine y música de la Mediateca

Viva la Vida (2008)

Coldplay es la banda de pop-rock británica más exitosa de lo que llevamos de siglo XXI. Así lo atestiguan sus siete álbumes de estudio publicados (el último, en 2015) y los más de 80 millones de discos que ha vendido hasta la fecha. Esto no quita que, junto al reconocimiento de la crítica y los fans, también suscite posturas en contra.

Un ejemplo de esa división de opiniones es el cedé que abre nuestra sección «El disco del mes» de este curso. Viva la Vida or Death and All His Friends (CD 527) vio la luz hace once años, pero aún se recuerda el revuelo que armó su canción emblemática.

Chris Martin (voz, teclado, guitarra), Jon Buckland (guitarra), Guy Berryman (bajo) y Will Champion (batería) formaron Coldplay en 1996. Sus tres primeros elepés (Parachutes, 2000; A Rush of Blood to the Head, 2002; X&Y, 2005) les valió ser comparados con grandes de la música anglosajona como U2, Oasis, Radiohead, Travis, en un primer momento incluso con los legendarios Pink Floyd. En pocos años, pasaron de tocar en festivales locales a hacerse un nombre en el panorama internacional.

El cuarto álbum (literalmente: Viva la vida o la muerte y todos sus amigos) fue el paso definitivo en esa dirección. El grupo empezó a trabajar en las nuevas canciones a finales de 2006, pero, ante el lento progreso, emprendió una gira por cuatro países de Latinoamérica entre mediados de febrero y principios de marzo de 2007. La escala en México le permitió a Martin contemplar el cuadro que Frida Kahlo firmase con un «Viva la vida» ocho días antes de su muerte. Ambas experiencias fueron determinantes en el giro artístico que iba a dar la banda. Para traducirlo en algo concreto, tenían el apoyo de Brian Eno, reputado compositor de música electrónica y ambiente. El nuevo enfoque les movió a grabar en lugares tan inusuales como -leemos en el libreto del cedé- «a bakery [Londres], a nunnery [Barcelona], a magic shop [Nueva York], a church [Barcelona]». Al terminar las sesiones de grabación, en abril de 2008, el resultado era un sonido más colorido, expansivo, de múltiples capas, y unas letras plagadas de referencias literarias, históricas y políticas.

Coldplay en 2008. De izquierda a derecha: Guy Berryman, Will Champion, Chris Martin y Jonny Buckland

El disco salió al mercado el 12 de junio de 2008. Previamente, el grupo había puesto en su página web, descargable gratis por una semana, un single de adelanto, Violet Hill, una canción protesta contra las guerras. El título y el comienzo de la letra («Era un largo y oscuro diciembre, desde los tejados recuerdo que había nieve, nieve blanca») data de los primeros tiempos del grupo. Musicalmente, destacan las guitarras distorsionadas y el tempo marcado por el piano y la batería:

En total, se extrajeron cinco singles. El segundo, y de lejos el más famoso, también se publicó originalmente en forma de descarga digital. La mano de Eno se aprecia en el protagonismo de las cuerdas y el piano digital, que se combinan en un poderoso riff impregnando la canción de optimismo y épica. La letra suele interpretarse como una reflexión sobre la vida y el poder desde el punto de vista de Luis XVI, el rey guillotinado en la Revolución Francesa (impresión reforzada por el video alternativo de Anton Corbijn):

Viva la Vida or Death and All His Friends fue el álbum más vendido del 2008 y número 1 en numerosos países, incluida España. Más aún, el sencillo Viva la vida sería el primero de Coldplay en llegar a lo más alto de las listas de Reino Unido y Estados Unidos. En los Grammy del 2009 recibieron sendos premios al mejor álbum de rock y la mejor canción. Un éxito indiscutible, aunque empañado por las acusaciones de plagio que le llovieron a Viva la vida (la más consistente, la presentada por Joe Satrani a propósito de su tema If I Could Fly).

Con o sin polémica, nuestro disco del mes contribuyó a radicalizar las opiniones sobre Coldplay: para unos, un estimable y logrado esfuerzo innovador (el propio Martin había advertido que sería distinto a la trilogía conformada por los álbumes anteriores); para otros, una traición a los orígenes alternativos del grupo, ahora transformado en icono del pop comercial. Era el comienzo de una discusión que no dejó de crecer con los años. Mientras tanto, Viva la vida todavía suena a himno musical por las redes sociales y medios de comunicación del mundo entero.

Compartir:

Anterior

Las invisibles (2018)

Siguiente

3 sugerencias para un Halloween de muerte

2 Comentarios

  1. FRANCISCO

    CUANDO ESCUCHO EN DISCO VIVA LA VIDA TE DA MUCHAS VITALIDAD RECUERDO POR ESTE TRABAJO BIEN HECHO SALUDOS

  2. Tienes razón, Francisco, vitalista es la palabra que mejor define a esta canción, aunque la letra ya es otro cantar. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria



© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal