Esta semana nos hacemos eco de un par de noticias locales de cine y música. Una es el comienzo de un nuevo ciclo de Filmoteca Canaria, dedicado en esta ocasión a Eloy de la Iglesia. La otra, la celebración, el fin de semana, del WOMAD Las Palmas. Ahí va un adelanto.

El nombre de Eloy de la Iglesia seguramente no dice mucho en 2019. Esto se debe, en parte, a que su última película data de 2003 (falleció tres años después); pero, más todavía, a que se le recuerda, sobre todo, por las cintas que rodó durante la Transición. Un cine que aunaba la actualidad política con la denuncia de la hipocresía moral, la marginalidad social y la transgresión sexual. Y, por eso mismo, censurado y malinterpretado (sin embargo, no le impidió apuntarse varios éxitos en los años 70 y 80). De ahí, lo oportuno de llamar El tiempo de Eloy de la Iglesia al ciclo que Filmoteca proyectará en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife entre mañana 5 de noviembre y el 12 de diciembre. Recoge cinco de sus títulos más representativos: Juego de amor prohibido, La otra alcoba, Los placeres ocultos, El diputado y Navajeros. Algunos de ellos también los podrás encontrar entre las películas del director guipuzcoano disponibles en la Biblioteca Universitaria.

En su 21ª edición, el WOMAD Las Palmas ya no necesita de presentación. La idea de Peter Gabriel de dar a conocer el trabajo de artistas de todo el mundo con estilos alejados de las tendencias musicales mayoritarias, dio un primer paso con la creación en 1982 del World of Music, Arts & Dance. Como su nombre indica, en realidad se trata de un evento que va más allá de la música, pero es verdad que esta lo vertebra. Así, del jueves al domingo de esta misma semana, la sede canaria del festival organizará actividades dedicadas al medioambiente, talleres, pases de cine y, por supuesto, conciertos en directo. La propuesta de géneros se ve incrementada por la suma de artistas y grupos africanos, americanos, europeos y asiáticos; sin olvidar, claro está, la representación local (hasta ocho bandas con componentes canarios, o el improvisador de versos Yeray Rodríguez). En resumen, la oportunidad de escuchar algo distinto al mainstream cotidiano.

Compartir: