Noches de gloria para los triunfadores de los Goya y los Grammy de este fin de semana. El balance de la gran cita del cine español solo se puede calificar como un rotundo éxito de Pedro Almodóvar: siete cabezones, incluídos mejor película, mejor dirección y mejor actor protagonista.

Todavía más espectacular resultó el golpe de Billie Eilish en la celebración anual de la industria de la música en Estados Unidos. Hizo historia al ganar en una misma edición las cuatro categorías generales, siendo la segunda persona que lo consigue en los 62 años de Grammy Awards. Mención aparte merece Rosalía, que sigue sumando reconocimientos por El mal querer.

Pedro Almodóvar, indisputable ganador de la 34ª edición de los Premios Goya

La victoria de Dolor y gloria supone una inyección de moral con vistas a los Óscar de febrero. Aunque Almodóvar quedó fuera de las apuestas de Hollywood, su cinta está nominada a la categoría de mejor película internacional; y Antonio Banderas, que en Málaga vio recompensado su papel de álter ego del realizador manchego, lo está a la de mejor actor prinicipal. En cuanto al resto de lo acontecido el sábado, Mientras dure la guerra de Alejandro Amenábar partía con 17 nominaciones, de las que confirmó la de mejor actor de reparto (Eduard Fernández) y otras cuatro de menos relieve. Películas notables como La trinchera infinita (Belén Rueda, mejor actriz principal), Lo que arde e Intemperie se hubieron de conformar con dos. Se reconoció la dirección novel de Belén Funes en La hija de un ladrón, la interpretación de la veterana Julieta Serrano haciendo de madre de Salvador Mallo/Pedro Almódovar y la de Benedicta Sánchez, actriz revelación a sus 84 años. Cerramos este breve repaso con los premios a la mejor película iberoamericana (la comedia dramática argentina La odisea de los giles), mejor película europea (Los miserables, de Ladj Ly), mejor documental (Ara Malikian: una vida entre las cuerdas, sobre este atípico violinista hispano-libanés) y mejor película de animación (Buñuel en el laberinto de las tortugas). Puedes ver aquí los detalles y curiosidades que deparó la gala.

Rosalía agradece el Grammy de ayer

Nos trasladamos ahora al Stapler Center de Los Ángeles, sede ayer de la 62ª edición de los Grammy Awards. A estas alturas, a nadie pudo sorprender que Billie Eilish se adjudicara algún premio. Pero que un trabajo debut prácticamente casero gane los cuatro mayores (grabación, álbum, canción y artista novel), evidencia los cambios que está experimentando la industria musical. Y casi hace olvidar al resto de participantes. Los Grammy, ya se sabe, engloban numerosas categorías, entre internacionales (pop, dance/electrónica, instrumental contemporánea, rock, alternativa, R&B, rap, New Age, jazz, reggae) y específicas del mercado USA (country, góspel/música cristiana contemporánea, músicas de raíces americanas). Después de Eilish, el nombre que más sonó fue el de la multinominada Lizzo, quien recibió premios a mejor intérprete solista de pop, mejor interpretación de R&B tradicional y mejor álbum urbano contemporáneo. Bajo la etiqueta «latino» (denominación sujeta a discusión, pero normalizada), #ELDISCO de Alejandro Sanz fue elegido mejor álbum de pop y El mal querer de Rosalía mejor álbum de rock, urbano o alternativo, premio que, por vez primera, alcanza una artista cantando en español. Es el cuarto Grammy (siempre en la misma categoría) del cantautor madrileño afincado en Miami; para Rosalía, en cambio, supone la consolidación en tierras norteamericanas tras el éxito en los Latin Grammy Awards de 2018 y 2019.

Cerramos con el dos veces premiado Bad Guy de Billie Eilish:

 

 

Compartir: