Pues al final sí que hubo sorpresa en la 92ª edición de los Óscar. Relativa, si atendemos a lo que se decía y escribía en los últimos días  y al aviso de la Asociación de Críticos de Los Angeles. Pero que la película Parásitos se haya alzado con los galardones a la mejor película y a la mejor película internacional, efectivamente marca un antes y un después en la historia de los premios de la Academia. Un triunfo espectacular redondeado con el de mejor director para Bong Joon-ho.

La otra cara de la moneda es la española. Dolor y gloria, Antonio Banderas y el largometraje de animación Klaus regresan con las manos vacías. Es verdad que la cinta de Almodóvar lo tenía dificil frente a la del surocoreano, y que el actor malagueño solo esperaba un milagro ante el Joker Phoenix. Más optimismo despertaba la animación de Sergio Pablos, pero tampoco se logró imponer a la cuarta entrega de Toy Story.

Siempre puede objetarse que la ganadora de hace ocho años, The Artist, es un producto francés y que, si logró alzarse con el máximo galardón, se debió a  la circunstancia de que fuera muda, unida a la presencia norteamericana en la coproducción, el reparto, las localizaciones del rodaje y el tema. En realidad, el mérito de Parásitos es mayor, si se considera que sus elementos principales (dirección, elenco actoral, lenguaje) son coreanos. Por otra parte, figuraba entre las favoritas desde su debut mundial en el Festival de Cannes, estatus confirmado por los Globos de Oro y los BAFTA. En definitiva: que se llevara el Óscar a la mejor película internacional entraba en los cálculos, no tanto que hiciera un triplete mayúsculo.

El éxito de Parásitos (se completa con el mejor guion original) aumenta al compararla con sus competidoras inmediatas: cuatro de seis nominaciones, frente a las dos de once de Joker y las dos de diez de Érase un vez en… Hollywood. Al menos, Joaquin Phoenix y Brad Pitt cumplieron con el pronóstico (mejor actor principal y de reparto, respectivamente). Renée Zellweger (Judy) y Laura Dern (Historia de un matrimonio) hicieron lo mismo en las categorías de mejor actriz principal y de reparto. En cuanto a la favorita 1917 (10 nominaciones), el varapalo no desmerece el excelente aporte técnico del equipo de Sam Mendes: Óscar a mejor fotografía, sonido y efectos visuales.

En el resto de apartados, una composición de Elton John ganó la estatuilla a la mejor canción (por Rocketman), y la partitura de Hildur Guðnadóttir la de mejor banda sonora (por Joker). Mejor documental: American Factory, una mirada desde el interior de los Estados Unidos al choque cultural y económico que provoca la globalización económica. Premios menores para Le Mans ’66, Jojo Rabbit, Mujercitas y El escándalo. Cero patatero para la última de Star Wars, Los dos papas y El irlandés de Scorsese, De Niro, Pesci y Pacino (10 nominaciones). Y, de fondo, el discurso de Joaquin Phoenix, la insuficiente presencia femenina, mucha música y el glamur de siempre sobre la alfombra roja.

Al igual que en ocasiones anteriores, te ofrecemos un resumen de los cuatro premios que ponen fin al año cinematográfico 2019.

Compartir: