Se llamaban Oasis y eran los reyes del Britpop. Tanto o más que por sus canciones, se hicieron famosos por el carácter irascible y pendenciero de los hermanos Gallagher, sus líderes y una mina para la prensa sensacionalista inglesa. Este mes se conmemora el cuarto de siglo de la publicación de su disco más importante. Buen motivo para retomar la sección dedicada a «El disco del mes».

El britpop surgió en el Reino Unido en los primeros años 90, principalmente como respuesta al grunge importado de Estados Unidos. Si algo tenían en común sus miembros, era la influencia de los grupos de los 60 y 70 (The Beatles, The Kinks), la estructura sencilla de las canciones y un sonido más suave. Oasis nació y creció en ese ambiente musical, actuando en locales de Mánchester hasta que tuvo la oportunidad de firmar un contrato discográfico. En agosto de 1994 sacó su primer álbum, Definitely Maybe, también su primer número 1 en el Reino Unido.

Oasis en Glastonbury en junio de 1995, comienzo del (What’s the Story) Morning Glory? Tour que se prolongaría hasta diciembre del siguiente año

Ya entonces se habían producido los primeros encontronazos sonados entre Liam y Noel Gallagher. Era un preludio a lo que estaba por venir con (What’s the Story) Morning Glory? (CD 711). La grabación tuvo lugar entre mayo y junio de 1995. Aunque el productor Owen Morris quitó hierro al asunto en 2010, las sesiones no fueron un remanso de paz, hasta el punto de que Noel rompió un bate de béisbol en la cabeza de un borracho y agresivo Liam. Con todo, terminaron los doce temas del disco, compuestos íntegramente por el mayor de los Gallagher.

El álbum salió a la venta el 2 de octubre, precedido de tres singles. En total, se extrajeron seis entre abril de 1995 y mayo de 1996. Dos fueron número 1 en las listas británicas y un tercero al otro lado del Atlántico. El primero, Some Might Say (“Algunos dirán”), es una pieza de rock con influencias sesenteras:

El segundo top 1 en el Reino Unido fue el único tema interpretado por Noel. Don’t Look Back in Anger (“No mires atrás con ira”) no tardaría en convertirse en un himno para los fans y en un tema imprescindible en los conciertos. La letra se inspira en una conversación de John Lennon y, de hecho, el tono de la canción evoca al ex-Beatle:

Pero lo más recordado de este álbum, y probablemente su mejor momento, es el envolvente Wonderwall (literalmente, “Muro de maravillas”, título proveniente de una banda sonora que George Harrison compuso en 1969). La guitarra de Noel da paso a la voz de Liam, y luego entran las cuerdas y la batería. Un tema cautivador que Noel escribió para su novia y que llegó al número 1 en Estados Unidos y al 2 en UK:

Para un sector de la crítica, Morning Glory defraudó las expectativas suscitadas por el anterior trabajo de la banda: a pesar de su instrumentación más variada y de los arreglos de cuerda, percibía menos originalidad en las composiciones y más banalidad en las letras. Para sus defensores, no obstante, se trataba de un cambio de dirección, de un salto adelante en el crecimiento artístico del grupo. En cualquier caso, el arrollador éxito del álbum dentro y fuera de Gran Bretaña catapultó a Oasis al estrellato de la escena cultural y musical británica. Al menos durante un tiempo, en medio de crecientes broncas internas, con o sin «Batalla del Britpop» de por medio.

Liam y Noel Gallagher en San Diego, California, cuatro años antes de la desbandada de Oasis

Los Gallagher se separaron defintivamente en 2009, habiendo vendido 100 millones de copias entre todos sus trabajos. De ellos, 30 corresponden a (What’s the Story) Morning Glory?, un registro que hoy se considera fundamento de aquella breve e intensa era britpop y un referente en la música de los años 90 del siglo pasado. Además, nos dejaron unas cuantas buenas canciones, algunas de ellas contenidas en el recopilatorio Time Flies… 1994-2009, también disponible en la Mediateca.

Compartir: