Cine y música de la Mediateca

El guateque (1968)

Una buena comedia siempre se agradece. Si es clásica, mejor. Si lleva la firma de un especialista del género, mucho mejor. Y, si la protagoniza un actor dotado de vis cómica, muchísimo mejor.

El guateque (DVD 3319) reúne esos tres requisitos. Se estrenó en 1968, la dirigió el estadounidense Blake Ewards y el actor principal es el británico Peter Sellers. Además, se dan otras circunstancias curiosas, que hacen de ella una película bastante singular y merecedora de ser vista, al menos, una vez en la vida.

No es la primera visita que nos hacen Edwards y Sellers. En el caso del cineasta, su consagración vino de la mano de Desayuno con diamantes en 1961. En el de Sellers, los tres roles que desempeña en ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1964) le valieron su única nominación a los Óscar. Los dos habían comenzado en la radio, Sellers con enorme éxito en la BBC durante los años 50. Edwards, después de la película con Audrey Hepburn, demostró que también sabía hacer dramas (Días de vino y rosas). Pero sería la comedia la que los juntase en el cine. En 1963 y 1964 rodaron las dos primeras entregas de una saga mítica: La pantera rosa. En ella, Sellers daba vida a Clouseau, un patoso inspector de policía francés, y el personaje al que debe su popularidad cinematográfica.

El risueño y torpe Hrundi V. Bakshi

En la siguiente colaboración, Sellers es Hrundi V. Bakshi, un actor indio despedido por la enésima metedura de pata, pero que es invitado por error a una fiesta organizada por su último productor. Lo que le sucede nada más pisar este guateque (palabra en desuso, que en los años 60 era sinónimo de fiesta, con baile y copas, en una casa particular) es una cascada de accidentes cómicamente absurdos, una suma de despropósitos provocados por él mismo.

El caótico y genial desarrollo argumental debe mucho a la inexistencia de un guion sólido. El rodaje se basaba en la improvisación, filmando las escenas en su orden natural para favorecer el libre concurso de las ideas por parte de los actores. Técnicamente, fue posible gracias al uso de una cámara de vídeo que, atada a la de cine, filmaba en paralelo y permitía revisar inmediatamente lo que se acababa de rodar. El sistema tenía una ventaja adicional: conocer la posición exacta de cada actor y actriz en el plató, y así respetar la continuidad entre planos y secuencias. Con el tiempo, el empleo del vídeo se haría común en el cine, pero hasta entonces se había limitado al medio televisivo. De hecho, los experimentos del equipo de rodaje desembocaron en la primera cámara de vídeo integrada, cortesía de Panasonic.

Un momento de la inclasificable cena de El guateque

Aunque se trate de un película coral, Sellers acapara casi toda la atención. Hoy, su esterotipo hindú rechina un poco (eso sí, menos que el Mr. Yunioshi de Mickey Rooney en Desayuno con diamantes), pero sigue siendo una clase magistral de humor. Eso sí, un humor más visual que dialogado, y que podría haber sido enteramente mudo de haberse atrevido la productora. No escaseaban talentos para llevar a cabo la idea, pues aparte del inglés, el secundario Steve Fanken borda su papel de camarero borracho sin apenas mediar palabra.

Más que una película, The Party es una sucesión de gags, a cada cual más absurdo e hilarante, que culmina en la escena de la piscina cubierta de espuma. Un carrusel de ritmo frenético y exigencia física que dejó exhaustos al equipo técnico y al elenco actoral. Empezando por Edwards y Sellers, que no volverían a reunirse hasta siete años después para retomar las aventuras del inspector Clouseau.

Mr. Bakshi y su acompañante en la pista de baile

Si te decides a ver El guateque (o La fiesta inolvidable, como se tituló en Hispanoamérica), que sea en el audio original y así escuches el acento anglo-indio de Sellers (no obstante, el doblaje castellano es muy bueno). Por otra parte, en la edición especial de la Mediateca encontrarás material extra donde se explican los detalles de la producción y el rodaje.

En lugar del acostumbrado tráiler, te dejamos uno de los mejores momentos del largometraje. Salta a la vista la influencia de la comedia silente y, a su vez, la que proyectará el Mr. Bakshi de Peter Sellers en el Mr. Bean de su compatriota Rowan Atkinson:

Compartir:

Anterior

Solo Piano. Originals (2000)

Siguiente

And the Oscar goes to… Really? (1)

2 comentarios

  1. Sam

    Buenísimo
    Like always
    Sam

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria

© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Chat de la Biblioteca Universitaria
Hola. Indícanos el motivo de tu consulta y te responderemos lo antes posible. Gracias.