Cine y música de la Mediateca

Oscar 2021: entre las restricciones y la renovación

Hasta la persona menos interesada en el cine «made in Hollywood», entiende el valor simbólico y promocional de los Óscar. Incluso, cuando la ceremonia se desarrolla de la manera atípica que lo ha hecho esta 93ª edición. Hubo cambio de espacio (la Union State, en vez del Dolby Theatre) y medidas de protección sanitaria (PCR, mascarillas fuera del directo, aforo limitado), pero no videollamadas ni Zoom. De nuevo, tampoco hubo quien condujese la gala sobre el escenario, aunque no faltó la imprescindible alfombra roja. Por otra parte, se pretendía que el acto fuese un homenaje al propio cine; que se lograra, es opinable.

Superado (o eso parece) el debate «sala de cine vs. streaming», la cita anual en Los Ángeles demuestra que sigue siendo la gran fiesta de la industria cinematográfica norteamericana, un escaparate para sus producciones de alcance mundial. Y, por eso mismo, el triple triunfo de Nomadland será recordado como la victoria de dos mujeres (la directora Chloé Zhao y la actriz Frances McDormand) y de un estilo de hacer películas. Pero no es lo único destacable de los premios de ayer. Te lo resumimos en cinco párrafos.

Las dos triunfadoras de la noche: Frances McDormand y Chloé Zaho

Zhao se acaba de convertir en la segunda mujer —y, siguiendo las clasificaciones etno-raciales USA, en la primera asiática/no-blanca— en ganar el Óscar a la mejor dirección. Y McDormand, en la primera actriz en atesorar tres estatuillas a la mejor actriz (principal), a solo una de la inolvidable Katharine Hepburn. El mérito es mayor si consideramos el nivel de la competencia. Es verdad que la directora chino-americana no es ninguna novata (The Rider tuvo buena acogida en 2017), pero todavía menos lo son Thomas Vinterberg (Otra ronda) y David Fincher (Mank). En cuanto a McDormand, tenía serias rivales en Viola Davis (transfigurada en la histórica cantante de blues Ma Rainey) y Andra Day (lo propio como Billie Holiday, que le valió un Globo de Oro en febrero), sin dejar atrás a la estupenda Carey Mulligan en la opera prima de Emerald Fennell Una joven prometedora.

Había dudas sobre quién se llevaría el Óscar al mejor actor. Anthony Hopkins no debía tenerlas todas consigo, al no haber previsto la recogida del galardón, siquiera virtualmente. No tanto por Gary Oldman y los semi desconocidos Rhiz Ahmed y Steven Yeun, sino porque los pronósticos eran muy favorables (ya le había superado en los Globos de Oro) al difunto Chadwick Boseman por su rol del trompetista Levee en La madre del blues. Más firmes eran las apuestas a que Daniel Kaluuya y Youn Yuh-jung ganarían en las categorías de mejor actor y actriz de reparto, respectivamente.

Anthony Hopkins, segundo Óscar al mejor actor por El padre

El Óscar al mejor actor se entregó en último lugar, cuando lo habitual es que lo sea el de la mejor película. Que Nomadland fuese la ganadora, no cogió a nadie por sorpresa. De hecho, ganó la mitad de sus nominaciones, ya que el mejor guion adaptado fue para El padre (impactante adaptación de Florian Zeller de su propia obra de teatro), el mejor montaje para Sound of Metal (también mejor sonido) y la mejor fotografía para Mank. Esta última puede ser considerada una de las dos perdedoras de la noche, porque de sus diez nominaciones solo ganó la fotográfica y el mejor diseño de producción. La otra fue El juicio de los 7 de Chicago de Aaron Sorkin y Sacha Baron: seis nominaciones, cero Óscar.

Vamos rápido con el resto de premios. El mejor guion original a Una joven prometedora, no admite muchas discusiones. Tampoco el mejor vestuario, más el mejor maquillaje y peluquería, de La madre del blues. Los mejores efectos visuales estaban cantados para Tenet, la sensación del año pasado, que únicamente tenía otra nominación (al diseño de producción). Y, por enésima vez, se revalida la primacía Disney/Pixar en el apartado animado, gracias a Soul y su banda sonora.

El equipo de maquillaje premiado por La madre del blues incluye al español Sergio López-Rivera

¿Nuestro consejo? Cada una de las ocho películas nominadas al premio gordo tiene su interés. Pero, si hay que elegir, no debes perderte a la ganadora, El padre, Una joven prometedora y Sound of Metal. Sin olvidar La madre del blues (aunque solo sea por disfrutar de Boseman y Davis) y la ganadora al Óscar a la mejor película internacional (Otra ronda, con un reparto encabezado por Mads «Hannibal» Mikkelsen). Si prefieres los biopics cinéfilos, el de Herman Mankiewicz en Mank, que tiene el plus de la fotografía en blanco y negro. Para cine político, las correctas Judas y el Mesías negro y El juicio de los 7 de Chicago. Y, si eres de documentales sobre la naturaleza, no te dejará indiferente Lo que el pulpo me enseñó, mejor largometraje documental este año.

Compartir:

Anterior

Your Name (2016)

Siguiente

Swing in the Films of Woody Allen (2012)

2 comentarios

  1. Sam

    que bien sienta leer a quién sabe de lo que habla ☝
    Sam

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria

© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Chat de la Biblioteca Universitaria
Hola. Indícanos el motivo de tu consulta y te responderemos lo antes posible. Gracias.