Cine y música de la Mediateca

Tracy Chapman (1988)

¿Es posible conciliar el éxito comercial con el compromiso político y social en la música? No parece sencillo, pero hay quien lo ha logrado —y el más difícil todavía— en su debut. A finales de la década de los 80, esa persona tuvo nombre propio: Tracy Chapman, una norteamericana que saboreó las mieles del triunfo gracias a un disco de título homónimo (CD 968).

Chapman fue el reverso de la joven promesa modelada por y para la mercadotecnia musical. Mientras su conciencia social se formaba en la escuela y, después, en la universidad, su faceta musical se fogueaba tocando, guitarra en mano, en calles y clubes. Hasta que un compañero de facultad habló de ella a su padre, el director de una compañía independiente, quien la fichó en 1986. Al año siguiente, una vez graduada, la ayudó a firmar un contrato con Elektra Records. Así fue como terminaría grabando su álbum debut, bajo la dirección del productor David Kershenbaum, el único receptivo a un proyecto alejado de los estándares comerciales de la época.

Fast Car fue el sencillo de Tracy Chapman mejor posicionado en las listas de ventas USA, hasta el hit Give Me One Reason de 1995

La mayor preocupación de aquella joven introvertida era no traicionar la esencia vocal y temática de las once canciones. Y Kershenbaum la respetó, envolviéndola en un sonido que se podría calificar de pop folk y otorgando todo el protagonismo a una voz cargada de mensajes protesta, e igualmente capaz de expresar la ternura del (des)amor.

La promoción del disco empezó antes de que saliese a la venta el 5 de abril de 1988. Unos días atrás, a punto de cumplir 24 años, Chapman actuó de telonera en un concierto en Londres, armada solo de su voz y la guitarra. Luego, el 6 de abril, se publicaba el primer sencillo. Fast Car, el tema más largo del álbum, narra la historia de una mujer de clase trabajadora que sueña con escapar del ciclo de la pobreza (fracaso de pareja incluido). El tono, como en casi en todo el disco, es intimista y melancólico, y tiene su reflejo en la realización del video promocional:

Las ventas Tracy Chapman se dispararon a raíz de la aparición de la cantante en el concierto homenaje a Nelson Mandela en julio: de las 250 000 copias colocadas hasta ese momento, a dos millones en las dos semanas posteriores. A finales de agosto, el disco alcanzaba el número 1 y Fast Car el 6 en las listas de Estados Unidos. En el mismo julio salió el segundo single, Talkin’ ‘bout a Revolution, una llamada a la rebelión de los perdedores —y las perdedoras— del neoliberalismo de la era Reagan:

Tercer y último de los sencillos extraídos del álbum matriz, en octubre se publicó la balada por excelencia de nuestra cantautora. Baby Can I Hold You se posicionó mejor que su predecesor, pero lejos del impacto de Fast Car. Aún así, estuvo entre los primeros 50 números del Billboard 100:

Con unos 20 millones de copias vendidas en todo el mundo y tres premios Grammy ganados, Tracy Chapman ha sido el mayor éxito en la carrera de su autora. Ya no tuvo el mismo reconocimiento con su segundo trabajo (Crossroads, que acompaña al primero en la edición «2 in 1» de la Mediateca) y no ha vuelto a publicar desde 2008.

Aunque la recepción de la crítica también fue muy favorable, no faltaron censuras a la ingenuidad de las letras y al hecho de que, siendo música de raíces afroamericanas, su público mayoritario fuera blanco y de clase media. Vamos, un ejercicio de limpiar conciencias. Sin embargo, sería injusto reducir aquel puñado de buenas canciones a una pose intelectual. Primero, porque Chapman siempre ha destacado por su activismo social. Y, segundo, porque es discutible que tuviera la obligación de dar respuestas a las preguntas que planteaba sobre las contradicciones del sistema (Why?), el consumismo (Mountain O’ Things), la división racial (Across the Lines), o el desamparo de las mujeres maltratadas, que denuncia en la desgarradora Behind the Wall:

Compartir:

Anterior

And the Oscar goes to… Really? (3)

Siguiente

150 años de una utopía: «La Comuna» (2000)

2 comentarios

  1. Sam

    Muy bueno!!! Like always.
    Sam

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria

© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Chat de la Biblioteca Universitaria
Hola. Indícanos el motivo de tu consulta y te responderemos lo antes posible. Gracias.