Buscando una peli con la que cerrar el curso cinematográfico en The End, te proponemos un interesante cóctel de acción, suspense y ciencia ficción. Es una casi recién llegada a la Mediateca, y la última obra —hasta la fecha— de un director que se siente cómodo dentro del género.

Tenet (DVD 11257) se estrenó en salas en agosto del año pasado, como la primera apuesta fuerte de Hollywood tras el cierre de los cines por la pandemia de COVID-19. Para Christopher Nolan, era su undécimo trabajo como largometrista y el primero desde Dunkerque en 2017.

La manipulación del tiempo es un clásico en la literatura y el cine de ciencia ficción. El propio Nolan lo había explorado en Origen (Inception) e Interstellar, mostrando las múltiples posibilidades y la complejidad del tema. En su nueva propuesta, quiso hacer el todavía más difícil. De una larguísima maduración de ideas, salió un guion escrito por él mismo, cuya sinopsis consiste en una historia de espionaje en la que el protagonista y su equipo han de enfrentarse a un enemigo aparentemente invencible, ya que controla la flecha del tiempo y, por tanto, puede revertirlo. Co-producido por Emna Thomas, su socia desde Insomnio (2002), la preproducción arrancó a finales de 2018 y el rodaje se desarrolló a partir de mayo del año siguiente en siete países. La fotografía corrió a cargo de Hoyte van Hoytema, quien ya había desempeñado el oficio en Interstellar y Dunkerque. En cambio, Nolan no pudo repetir con Hans Zimmer, su colaborador habitual a la hora de componer bandas sonoras; lo sustituyó el sueco Ludwig Göransson (Creed, Black Panther, Venom).

Cuadrado de Sator

Un ejemplo, localizado en Oppède (Francia), de «cuadrado Sator», el multipalíndromo latino de donde Nolan tomó el título y otros identificadores para su película.

El casting incluye tres actores y una actriz en los roles principales. El protagonista es John David Washington, un exjugador de fútbol americano reconvertido en actor, que te sonará por su caracterización de policía setentero en Infiltrado en el KKKlan; aquí es un agente de la CIA cuyo nombre ignoramos. Lo secundan Robert Pattison, siempre intentando hacer olvidar su pasado «crepuscular», ahora como Neil, el agente que guía a «el Protagonista» en el mundo al revés de Tenet; el veterano Kenneth Branagh es Andrei Sator, el oligarca ruso y, por supuesto, villano de la peli; y la menos conocida Elizabeth Debicki es Kat Barton, esposa del anterior y personaje clave en la resolución de la trama.

Nolan contó con un presupuesto de 200 millones de dólares. Se notan, y mucho, en el impresionante despliegue de medios, en unos efectos visuales fuera de serie (se llevaron el Óscar en la edición celebrada este 2021) y en una fotografía que se esmeró en capturar el movimiento hacia delante y hacia atrás de personas y objetos. Esto último, sin duda, es lo más impresionante. Las imágenes atrapan la retina, mientras el cerebro se esfuerza en asimilar y entender los detalles del argumento. Y es que, precisamente, lo resbaladizo del tema generó, de inmediato, un debate sobre la precisión científica de lo que se nos cuenta, empezando por la dichosa reversibilidad del tiempo. No te preocupes si tú tampoco te aclaras, porque Tenet es un espectáculo disfrutable en sí mismo. Así lo entendió el público que la convirtió en la quinta película más taquillera de 2020, y lo confirma quien la ve ahora en formato físico (como nuestro DVD) o en las plataformas digitales.

Compartir: