Volvemos tras el descanso navideño, con una película que reúne tres circunstancias interesantes. Uno: es la adaptación de un bestseller. Dos: es una producción británica, con las virtudes y los defectos propios de ese cine. Tercero, y más importante: la obra que adapta es la misma que debatirá el Club de Lectura de la Biblioteca Universitaria en tan solo unos días.

Seguro que ya adivinaste que se trata de La sociedad literaria y el pastel de piel de patata (DVD 11051).

El título es largo y descriptivo, y puede serlo un poquito más si traduces literalmente del original: «La sociedad literaria y del pastel de piel de patata de Guernsey». Porque Guernsey es el lugar donde transcurre casi toda la historia. La isla principal de un pequeño archipiélago ubicado en el Canal de la Mancha, próximo a la costa francesa, que se distingue por su peculiar estatus político-administrativo: no forma parte del Reino Unido exactamente, pero tampoco es independiente. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue ocupada por los alemanes. Y este hecho real constituye el trasfondo histórico de libro y película.

De la novela de Mary Ann Shaffer se hablará largo y tendido en el librofórum. Solo añadiremos que pasaron diez años entre su publicación (previa reescritura de Annie Barrows) y el estreno cinematográfico. La demora no fue por falta de interés, ya que en 2010 se ponía en marcha el proyecto de adaptación; y, a mediados del año siguiente, se anunciaba a Kenneth Branagh como director, estando previsto comenzar el rodaje en marzo de 2012. Después, hubo retrasos y contratiempos como la salida de Branagh. Una vez solventados, la filmación transcurrió rápida durante 2017, utilizando emplazamientos en suelo británico (Devon, Bristol) para reconstruir el Guernsey de 1946.

La Sociedad Literaria y del Pastel de Piel de Patata da a probar a Juliet el famoso postre.

La dirección se encargó a Mike Newell, un veterano del medio televisivo que había dado el salto a la pantalla grande en los años 80. Un artesano del séptimo arte, que igual resuelve un episodio de la franquicia de moda (Harry Potter y el cáliz de fuego), como firma un vehículo de lucimiento para una actriz famosa (La sonrisa de Mona Lisa), un blockbuster de aventuras fantásticas (El príncipe de Persia), una comedia romántica (Cuatro bodas y un funeral), o una historia de mafiosos (Brasco). En el caso de La sociedad literaria…, el desafío era reconvertir el formato epistolar de la novela, sin alterarla demasiado. De eso se ocupó un guion que, como suele ser habitual, elimina algún personaje e introduce modificaciones aquí y allá.

Antes de ‘La sociedad literaria…’, Lily James había protagonizado ‘La Cenicienta’ de Kenneth Branagh (2015) y algún otro título sin mucha repercusión.

Después de que Kate Winslet se hubiera comprometido y desmarcado, el papel de la escritora Juliet Ashton lo asumió la casi desconocida Lily James. Su actuación gustó al público y a la crítica profesional. En cuanto a la película, se le achacó que no asumiera riesgos o profundizase más en las posibilidades de una tragedia (la que descubre Juliet una vez en la isla) narrada con la típica pulcritud british. El ingrediente romántico también contribuye a que sea un drama un tanto convencional y previsible, donde a ratos pesa más el encanto de los personajes que el desarrollo de la trama. En resumen, un film que quizá no deje mucho poso; pero entretenido y fiel a las formas del cine de época inglés. La comparación con la novela la dejamos en tus manos.

Compartir: