Cine y música de la Mediateca

Synchronicity (1983)

Cuando publicó Synchronicity (CD 726) en 1983, The Police era considerada una de las bandas más grandes del momento. Y todo apuntaba a que mantendría ese estatus por largo tiempo, porque el nuevo disco pulverizó sus registros de ventas, fue número 1 a ambos lados del Atlántico, y maravilló a la crítica musical. Lo que no se esperaba, es que también fuese su último trabajo.

El pasado viernes se cumplieron 39 años del lanzamiento original de un álbum que contiene alguna de las canciones más recordadas del grupo y de la década de los 80. De modo que, en la víspera del Día Internacional de la Música, lo hacemos nuestro «disco del mes».

El formato The Police definitivo vio la luz oficialmente en Londres en 1977, como un inusual trío de punk constituido por los ingleses Sting (apodo de Gordon Matthew Thomas Sumner) al bajo y la voz y Andy Summers a la guitarra, más el norteamericano Stewart Copeland en la batería. Debutaron al año siguiente con Outlandos d’Amour, que tuvo buena acogida y del que se extrajeron los exitosos sencillos Roxanne y Can’t Stand Losing You. El inmediato Reggatta de Blanc dejó los dos primeros «number one» en el Reino Unido: Message in a Bottle y Walking on the Moon. Zenyatta Mondatta (1980) y Ghost in the Machine (1981) acrecentaron la popularidad y el tirón comercial (Don’t Stand So Close to Me, Every Little Thing She Does Is Magic) de un grupo que ya alcanzaba el primer puesto en las listas británicas y que escalaba rápidamente sus equivalentes USA.

Así posó The Police para la portada del número de marzo de 1984 de la influyente revista Rolling Stone. De izquierda a derecha: Stewart Copeland, Sting y Andy Summers.

Sin embargo, en 1983 las cosas estaban cambiando en otro sentido. A la par que el éxito colectivo, crecía la fama de Sting, que ese mismo año actuaría en Dune de David Lynch. Su relación con Copeland se deterioraba, como demostraría la grabación del quinto elepé. Prolongada de diciembre del 82 a febrero del 83, las pistas básicas se registraron con los músicos en habitaciones separadas, en parte por razones técnicas, en parte por la tensión en aumento. El resultado satisfizo a Hugh Padgham, quien repetía en la coproducción y en la ingeniería de sonido, y al mismo Sting. Este último asumió la casi totalidad de la tarea compositora, reforzando su tendencia a controlar el timón de la nave. El título del nuevo disco, y gran parte de las letras, se inspiraron en un ensayo sobre parapsicología de Arthur Koestler, que ya había sido la fuente del cantante para Ghost in the Machine. La impronta de Sting asimismo se aprecia en la portada del disco, un collage de fotos donde, entre otras, se le muestra leyendo a Carl Jung, el gran estudioso del fenómeno de la sincronicidad (no confundir con el mero «sincronismo»).

Cubierta del vinilo Every Breath You Take. Fue el sencillo más vendido en 1983 en Estados Unidos, donde encabezó el Billboard Hot 100 durante ocho semanas. También fue el quinto número 1 de The Police en Reino Unido, permaneciendo cuatro semanas en lo más alto del UK Singles Chart.

Synchronicity salió a la venta en junio del 83, siendo el primer trabajo del grupo que se editaba en el novedoso formato CD, además del vinilo y casete habituales. (La copia de la Mediateca es una remasterización de 2003.) Como era costumbre en la era de los formatos físicos, el lanzamiento del elepé fue precedido y seguido de varios sencillos. En mayo lo hacía Every Breath You Take, quizá el tema más reconocible para quien no sea fan de la banda. Su grabación sacó a relucir las tensiones entre Sting y Copeland, llegando a la confrontación verbal y física y provocando que Padgham amenazara con abandonar el proyecto. Aunque el bajista se ha cansado de explicar que la letra pone voz a un amante celoso, obsesivo y posesivo, entonces y ahora ha sido interpretada como un canto de amor en lugar de la expresión de una relación toxica. Eso no quita para que se convirtiera en uno de los himnos de The Police, además de único single número 1 «sincronizado» en Reino Unido y Estados Unidos:

Wrapped Around Your Finger se publicó en el Reino Unido en julio (en Estados Unidos, enero de 1984). Es otra canción de corte personal escrita por Sting, con referencias literarias, mitológicas y hasta alquímicas que arrojan dudas sobre su exacto significado. El clip promocional potencia la atmósfera etérea del tema:

King of Pain fue un lanzamiento estadounidense de agosto del 83, mientras que en UK se retrasó hasta enero del 84. La letra se puede resumir en una especie de sublimación de la ruptura de la relación entre el vocalista y su primera esposa, expresada por medio de las teorías y los conceptos de sus queridos Koestler y Jung. Al igual que otras pistas del álbum, este «Rey del dolor» sufrió una decisiva transformación entre la grabación original y la mezcla definitiva:

No todo en el disco tiene ese tono tranquilo. Como su título indica, Synchronicity II (octubre de 1983) retoma la sincronicidad junguiana, y el sentido de la letra nuevamente acepta interpretaciones. Pero ahora el ritmo es movido, con la guitarra de Summers sonando menos limpia. La relación entre esta canción y la Synchronicity I que abre el elepé (sencillo editado solo en Japón) es más temática que otra cosa, aunque originalmente se planteó que sí hubiera un vínculo musical entre ambas. Atención al muy ochentero look postapocalíptico que luce el trío en el video:

Con Synchronicity, parecía que The Police se disponía a disfrutar de una exitosa y prolongada trayectoria. No fue así, porque ya durante la gira promocional Sting comprendió que sus intereses iban por otro lado. En 1985 lanzaba su primer disco en solitario, mientras Copeland y Summers se centraban en sus proyectos particulares. Los planes para registrar un sexto álbum de estudio fracasaron por las tensiones internas y por una inoportuna lesión del batería. Del intento apenas cuajó una versión regrabada de Don’t Stand So Close to Me, que promocionaría el primer y más exitoso recopilatorio de la banda. A partir de ahí, los tres siguieron caminos separados, aunque volvieran a reunirse en ocasiones especiales, e incluso hubo un The Police Reunion Tour para celebrar el 30 aniversario del grupo.

Compartir:

Anterior

El congreso (2013)

Siguiente

Música y cine en Canarias, para el verano y más allá

4 comentarios

  1. Felicidades por esta entrada tan completa. The police, gran grupo!

  2. Baby Schimmerlos

    Bravo! Lo paso

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria

© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Chat de la Biblioteca Universitaria
Hola. Indícanos el motivo de tu consulta y te responderemos lo antes posible. Gracias.