Cine y música de la Mediateca

Otras 10 canciones veraniegas (del pasado)

Antes de echar el cierre por vacaciones, nos despedimos con música de alguna manera relacionada con el verano. Al igual que las películas, y como ya hicimos en 2019, reunimos diez temas de épocas variadas (el primero de ellos, de una muuuy lejana) más o menos identificables con la estación. Los diez los tienes en formato físico en la Mediateca, en su correspondiente álbum matriz, o incluido en algún cedé recopilatorio.

Con este último post, te decimos hasta luego. Nos encontraremos de vuelta, con las pilas bien recargadas, en septiembre.

  • Allá por 1720, el italiano Antonio Vivaldi compuso una de las obras más reconocibles del Barroco y de la denominada «música clásica» en general. Le quattro stagioni es un conjunto de cuatro conciertos para violín que se publicaron, junto con otros ocho, bajo el título de Il cimento dell’armonia e dell’inventione (El concurso entre la armonía y la invención). Como su nombre indica, están dedicados a sendas estaciones del año. Estructurados en tres movimientos, se acompañan de sonetos y alusiones al tema, un precedente de la música programática o descriptiva (narrativa). El concierto número 2, correspondiente al verano (L’estate), repite el esquema rápido-lento-rápido, con una duración que varía según la interpretación, pero que rondaría los 11 minutos. Su tercer movimiento establece un tempo Presto, es decir, muy rápido, lo que indica un velocidad de 168 a 200 pulsaciones por minuto. En la Mediateca hay unos cuanto ejemplos de cómo ejecutarlo. Sin embargo, para ilustrarlo con un video, mejor este de Joshua Bell y The Academy of St Martin in the Fields, registrado en Londres en mayo de 2007:

  • Las cuatro estaciones no solo se han interpretado y grabado cientos de veces. También han dado para versiones de casi todos los gustos. Por ejemplo, al rock progresivo las adaptó en 1974 un grupo formado en Las Palmas de Gran Canaria: Los Canarios. Fue el broche de una brillante trayectoria de diez años, con grabaciones en Londres y actuaciones en Europa y Estados Unidos. Pero ya antes, en 1968, habían lanzado el que sería su mayor hit internacional, triple disco de oro y número 1 en España. Get On Your Knees se convirtió en la canción del verano y en el espaldarazo que necesitaban los de Teddy Bautista:

  • A punto de terminar los 70, los californianos The Knack llegaron y besaron el santo con su disco debut, Get the Knack. El primer sencillo salió en la segunda quincena de junio de 1979; en ocho semanas era disco de oro y número uno USA. El álbum también fue un éxito inmediato; después, el grupo fue perdiendo fuelle, lo que motivó su disolución a mediados de 1982, aunque hubo un par reuniones durante los 90 y otra vez ya en este siglo XXI. El caso es que la letra de My Sharona se inspira en la ex novia del vocalista Doug Fieger (aparece en la portada del vinilo, sosteniendo una copia del elepé), mientras que la música se basa en un riff extremadamente pegadizo. Por ahorrarse unos segundos, el videoclip desinfla el solo de guitarra original:

  • Hagamos un parada doble en los 80, la década en que se ambienta ese fenómeno televisivo que está siendo Stranger Things. Naturalmente, su banda sonora recupera temas de la época. Uno de los más recordados es el que suena en el episodio final de la tercera temporada (2019). Su emisión hizo que se disparasen las visitas al video musical original en Youtube y las reproducciones en Spotify. Seguro que Limahl, el cantante inglés que grabó la canción para la banda sonora de la película homónima, no fue el menos sorprendido por inesperado resurgir de The NeverEnding Story. Curiosamente, no aparece en la versión original del filme, que es alemán. Este se proyectó en los cines desde abril de 1984; pero no fue hasta que llegó a Estados Unidos en julio, que la canción escaló las listas de éxitos. Permanece en el recuerdo de toda una generación, y quizá lo siga haciendo en la que ahora supo de ella gracias a Netflix:

  • Tres años más tarde, otro cantante pop inglés, pero de registro vocal bien distinto, saltó a la fama efímera con Never Gonna Give You Up. Rick Astley andaba con su banda por pubs y clubes, cuando fue descubierto por un trío de productores que le proyectaría en solitario. Es curioso que no les convenciera aquel tema, porque, tras su publicación el 27 de julio de 1987, apenas tardó un mes en ser número 1 en UK y acabaría siéndolo en otros países europeos (España, por ejemplo) y USA. Nunca volvió a repetir la jugada, ni siquiera cuando se esforzó en labrarse una imagen más adulta y girar musicalmente hacia un estilo menos popero. Se retiró en 1994, aunque regresaría en los dosmiles con algún eco mediático. Ajeno a estas vicisitudes (y a pesar de los «mashup»), nuestro «Nunca te vas a rendir» sobrevive como un referente de las pistas de baile ochenteras:

  • Los vallisoletanos Celtas Cortos han tenido una carrera con altibajos y cambios de formación desde su fundación en 1984. En 1991 alcanzaron un primer punto de inflexión gracias al éxito de Cuéntame un cuento, que les dio a conocer al público masivo y contiene algunos temas emblemáticos de la banda, como 20 de abril o el mismo que da título al elepé. Aunque no faltaban las piezas instrumentales marca de la casa, este segundo sencillo combinaba el rock celta con el toque reggae que menciona la letra. Un tema alegre y disfrutón, muy apropiado para el verano, lo que explica que llegase al número uno de Los 40 Principales en julio del 92 y que lo regrabaran con Willy de Ville para un álbum recopilatorio que no se editó en España. El videoclip oficial evoca a la animación con siluetas del cine de Lotte Reiniger:

  • José Manuel Arturo Tomás Chao Ortega es un artista franco-español de larga trayectoria, para el que la música supone un vía de expresión de sus inquietudes políticas y sociales. Así fue tanto durante su etapa en Mano Negra, como en la posterior carrera en solitario, llevando por bandera la combinación de estilos y tradiciones musicales. En su primer disco como Manu Chao, probó a enlazar todas las pistas sin interrupciones, introduciendo sonidos de Latinoamérica, samplers y letras en español, francés, portugués e inglés. Tres años después, insistió con Próxima estación… Esperanza: diecisiete cortes donde caben salsa, calipso, jazz de cabaret, reggae, cuñas de televisión y radio, incluso, los anuncios del metro de Madrid. El disco salió en 2000 en Europa, a principios de junio del 2001 en el resto del mundo. El sexto corte, Me gustas tú, utiliza un fondo musical simple, ostinato, que viene del inmediato anterior y reaparece en el de cierre. Entró directamente al número uno de las listas española el 19 de mayo, manteniéndose en esa posición durante cuatro semanas, y no bajando de los veinte primeros puestos hasta su salida al final del verano. Probablemente sea la canción más popular de su creador:

  • El mismo año en que el álbum de Manu Chaco se daba a conocer fuera de Europa, Charlie Hunter publicaba Songs from the Analog Playground en el mítico sello Blue Note. El estadounidense no era ningún novato, porque desde los primeros 90 trabajaba duro dentro del circuito jazzístico. Su manejo de la guitarra y su capacidad de improvisación están fuera de toda duda. En este su tercer trabajo con el cuarteto al que da nombre, publicado el 25 de septiembre de 2001, colaboraron voces del soul, R&B, funk, rap. Una de las más reconocibles para el gran público es la de Norah Jones, en aquel entonces todavía cantante de salón y de grabaciones ajenas, pero muy pronto una estrella del jazz vocal. De los dos temas en que participa, nos quedamos con la versión del clásico More Than This de Roxy Music . El aroma de bossa nova y la voz aterciopelada de Jones, lo convirtió de inmediato en un fijo de las recopilaciones de la música chill-out, en auge entre los años 90 y primeros del siglo XXI. Esa de tempos lentos que escuchas relajadamente mientras tomas un mojito (o la bebida refrescante que prefieras) en la piscina, la playa o la terracita:

  • En 2004, The Corrs era una banda familiar (tres hermanas y un hermano) que había disfrutado de un éxito quizá no espectacular —pero éxito, al fin y al cabo— dentro y fuera de su Irlanda natal. Después de un tiempo orientada al pop, regresó a sus raíces folk rock, suscitando críticas mixtas. Lo mismo ocurrió con Summer Sunshine (Sol de verano), primer sencillo del nuevo álbum Borrowed Heaven. Se publicó el 17 de mayo, alcanzando un meritorio número 6 en el UK Singles Chart y el 2 en España. Es una canción alegre, pero de letra melancólica, pues trata de un amor prohibido:

  • Muchísimo más impacto tuvo el tema que James Blunt sacó el 30 de mayo de 2005. You’re Beautiful estuvo cuarenta semanas en las listas del Reino Unido, cinco de ellas consecutivas en lo más alto (del 23 de julio al 20 de agosto). Se lanzó en Estados Unidos en noviembre, donde llegaría al número 1 del Billboard Hot 100 en marzo del año siguiente. Fue toda una sensación. Aquel ex oficial del ejército británico metido a cantante, hizo pleno en un su debut musical; y aunque le seguiría yendo bien en el futuro inmediato, nunca volvió a colocarse tan favorablemente con un tema suyo. Al igual que Every Breath You Take de The Police, aparenta ser una historia de amor, pero esconde una trama turbia, como explicó el propio Blunt:

Compartir:

Anterior

10 pelis para el verano 2022

Siguiente

Últimas adquisiciones en DVD

4 comentarios

  1. Baby Schimmerlos

    Da gusto leer las entradas de este blog. Lo paso!

  2. Patricia

    Me encantó!!!!!
    Comparto ☝
    Fan

Deja un comentario

Biblioteca Universitaria

© Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aviso Legal

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Chat de la Biblioteca Universitaria
Hola. Indícanos el motivo de tu consulta y te responderemos lo antes posible. Gracias.